domingo, 29 de marzo de 2015

Exhiben la primera película silente mexicana restaurada digitalmente en México


*Se trata de El tren fantasma (Gabriel García Moreno, 1926), uno de los pocos filmes silentes del cine nacional que existen en la actualidad
* La restauración fue posible gracias a una alianza entre la Filmoteca de la UNAM y la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas
* Su próxima exhibición ocurrirá en el Festival de Cine Mudo de Pordenone, en Italia
Quienes asistieron a la Sala Miguel Covarrubias del Centro Cultural Universitario de la UNAM el martes 24 de marzo fueron testigos de la primera película silente mexicana restaurada de manera digital en México: El tren fantasma, de Gabriel García Moreno (1926).
Así lo dio a conocer Guadalupe Ferrer, directora de la Filmoteca de la UNAM, quien destacó la importancia de la colaboración con la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) para preservar no sólo este archivo fílmico, sino también la memoria audiovisual del país.
“La alianza entre las instituciones que están interesadas en proteger nuestra memoria audiovisual tiene frutos muy poderosos y positivos. Conservarla tiene un gran valor porque nos muestra cómo hemos sido y cuáles han sido los esfuerzos por llegar a ver el mundo a través de la cinematografía”, dijo Ferrer en entrevista.
No es la primera vez que la Filmoteca y la AMACC trabajan en conjunto para restaurar un filme. En 2014 exhibieron una versión rescatada de La mujer del puerto, de Arcady Boytler (1933). Esto como parte de la acción de ambos organismos por rescatar, preservar y difundir la cinematografía mexicana.
“La Filmoteca ha restaurado muchas películas pero de manera fotoquímica. Digitalmente han sido fundamentalmente tres películas de Fernando de Fuentes y una gran parte del Fondo de la Revolución Mexicana, sobre todo la correspondiente a los hermanos Alva y a los Toscano”, explicó la titular de uno de los principales espacios de resguardo del cine nacional.
Ferrer agregó que todas estas preservaciones han sido realizadas en Estados Unidos. “Estamos contentos y orgullosos porque El tren fantasma se restauró en un laboratorio mexicano.” Además, adelantó que la Filmoteca y la AMACC trabajan en la restauración de El puño de hierro, un filme dirigido también por Gabriel García Moreno, en 1927.
A la función de gala, cuya musicalización en vivo estuvo a cargo del Ensamble Cine Mudo, también asistieron Blanca Guerra, presidenta de la AMACC; José Felipe Coria, director del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC), así como algunos realizadores como Everardo González (Cuates de Australia, 2011); Roberto Fiesco (Quebranto, 2013); Julián Hernández (Yo soy la felicidad de este mundo, 2014); Ernesto Contreras (Las oscuras primaveras, 2014); y el actor Emilio Echevarría (Amores perros, 2000), así como integrantes de la familia de García Moreno.
La película El tren fantasma, producida por el Centro Cultural Cinematográfico, puede ser vista, sin restaurar, en la página de la Filmoteca de la UNAM. En su versión restaurada, será llevada a diversos festivales internacionales de cine como el Festival de Cine Mudo de Pordenone, en Italia.

¿Cómo se restauró El tren fantasma?
De la etapa del cine silente producido en todo el mundo, se estima que sólo ha perdurado el 2%. En México se han podido rescatar hasta el momento, seis películas de ficción, entre ellas El tren fantasma, cuyo montaje para construir el relato de la película se hizo en el laboratorio fotoquímico de la Filmoteca de la UNAM, donde se realizó un duplicado en negativo y una copia de proyección en 35mm.
En 2013, producto de la colaboración entre la Filmoteca de la UNAM y la AMACC, se inició la restauración digital de la película con el apoyo de la empresa mexicana Labodigital.
El proceso técnico comenzó con la limpieza ultrasónica de los tres rollos elaborados de la película. Se generó de forma fotoquímica una copia nueva, usando un sistema de impresión llamado “ventanilla líquida”, que consiste en inyectar a cada fotograma un solvente para que al imprimirse se retengan y eliminen, en un buen porcentaje, las rayas del cuadro y se logre otra copia de mejor calidad.
La película se escaneó a una velocidad aproximada de 1.3 segundos por cuadro. El retoque, limpieza y restauración de todos los cuadros de la película se hizo con un software especial. Posteriormente se integró un sistema con herramientas sofisticadas que permitieron la estabilización de las imágenes, la eliminación de rayos de proyección, el polvo y las rasgaduras.
Cada trabajador restauraba un promedio de 400 cuadros por turno, por lo que lograban limpiar cerca de 1200 fotogramas diariamente. El total de cuadros restaurados fue de 95 mil 950.
Así se logró concluir este largo proceso de restauración de El tren fantasma, que narra la historia de una rivalidad amorosa y las fechorías cometidas por unos salteadores de trenes que asolan la región.
Fue filmada en Orizaba, Veracruz en 1926 por Gabriel García Moreno. Se estrenó en el Teatro Llave de dicha ciudad y también se exhibió en el puerto de Veracruz, en la Ciudad de México y en California, Estados Unidos.
A finales de la década de los años sesenta, el historiador Aurelio de los Reyes, recibió de la familia Mayer cinco rollos con soporte de nitrato de celulosa, tanto positivos como negativos que entrega a la Filmoteca de la UNAM.
Al revisar el material depositado se detectó, a través de la sinopsis, que había una secuencia perdida. Para su restauración, se insertaron imágenes tomadas de stills provenientes del Archivo General de la Nación (AGN) y fotogramas de la misma película que permiten ilustrar, en medida de lo posible, el fragmento extraviado.


Los interludios y los créditos del inicio de la película tampoco existen; los que se presentan fueron elaborados a partir de la sinopsis argumental depositada en el AGN. Para el título de la película y los créditos del director y el fotógrafo se diseñó una tipografía semejante a la publicidad original de la película.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada