viernes, 18 de julio de 2014

CICLO GRATUITO DE WERNER HERZOG EN EL KINO PALAIS

Mitos y realidades de un genio

Desde hoy y hasta el 17 de agosto se podrán volver a ver las películas más conocidas del cineasta alemán, pero también algunos cortos que el director de Aguirre, la ira de Dios realizó en sus inicios y documentales poco difundidos.
Por Oscar Ranzani
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/5-32788-2014-07-18.html
Ocho programas componen el extenso ciclo del gran cineasta alemán Werner Herzog que comienza hoy a las 19 en el Kino Palais (Posadas 1725) y culminará el 17 de agosto, con entrada gratuita. A lo largo del ciclo podrán verse algunos cortos que Herzog realizó en sus inicios, documentales poco conocidos, pero tampoco faltan sus clásicos de ficción. Organizado por el Goethe Institut Buenos Aires y Kino Palais, “En foco: Werner Herzog” mostrará en toda su dimensión a uno de los fundadores del Nuevo Cine Alemán. En total, se exhibirán trece obras cinematográficas, entre cortos y largometrajes. Los curadores de esta muestra son Inge Stache, programadora audiovisual del Goethe, y Tomás Dotto, que tiene el mismo cargo en el Kino Palais. “En la historia del cine alemán es uno de los próceres y una de las cuatro figuras más importantes del Nuevo Cine Alemán. No ha perdido vigencia, sino por el contrario a los 71 años sigue filmando y produciendo grandes películas, profundizando un estilo muy particular”, reconoce Stache en diálogo con Página/12.
–A diferencia de otros cineastas que se ubican en un lado o en otro, ¿se puede decir que Herzog tiene una filmografía destacada tanto en el campo del documental como en la ficción?
–Sí, pero es difícil decir que la ficción es pura ficción y el documental, puro documental, porque Herzog es un documentalista especial. El dice que no hay una sola verdad, sino muchas en la misma historia y que la verdad no son sólo hechos. Y que es difícil llegar a ella. Utiliza recursos poco tradicionales. A los propios protagonistas de sus documentales los hace actuar determinadas escenas, por ejemplo. Y en Fitzcarraldo genera hechos como subir un barco por la montaña, que uno puede llegar a pensar si no es un documento creado por él.
–Herzog también “pone el cuerpo” a la hora de filmar como, por ejemplo, sucedió en La Soufrière, cuando permaneció en la isla caribeña de Guadalupe, pese a que estaba siendo evacuada por una erupción volcánica. ¿Usted lo ve así también?
–Absolutamente. Diría que lo hace en la mayoría de los casos. El filmó Fata Morgana y fue arrestado. Filmó Aguirre, la ira de Dios y todo el equipo contó los peligros que tuvieron que pasar atrás de Herzog, que se adentraba en la selva cruzando ríos, sin temor y sin demasiadas precauciones. El es lo que son sus personajes.
–¿Cuál es la verdadera historia detrás de Fitzcarraldo? Se han dicho muchas cosas: desde que Herzog quiso matar al actor Klaus Kinski hasta que hubo un aprovechamiento de los indígenas.
–Es muy difícil determinarlo. El propio Herzog fomenta un poco los mitos a su alrededor. De hecho, en el momento del estreno en Cannes, antes de ver la película se conocían estos hechos con los indígenas. Y no se sabe si eran estrategias del propio Herzog. Por otro lado, teniendo en cuenta su personalidad tan arriesgada, no me caben dudas de que estas situaciones que se relatan son en gran parte verdaderas.
–Ecos de un reino, sobre el ex dictador africano Jean-Bédel Bokassa, ¿es un ensayo sobre la manipulación del poder?
–Sí. Empieza relatando un sueño de los cangrejos: primero había un cangrejo que salía del agua y al final pudre toda la tierra. Eso es una metáfora clara del poder y toda la historia apunta a eso.
–El tema del poder y la locura también está en Aguirre, la ira de Dios. ¿Esta es una combinación temática que fascina a Herzog?
–La locura se desprende de estos personajes preferidos por él. Y el poder aparece y es central. Muchos de sus personajes son, en realidad, antihéroes que difícilmente tienen un lugar dentro de la sociedad.
–También está su abordaje de lo religioso o lo místico, como sucede en Fe y moneda, y también en Campanas de las profundidades. ¿Cómo observa la posición que tiene Herzog frente a este tema?
–Herzog busca ver lo trascendental de la religión. Para él, la religión, la superstición o cualquier creencia funcionan en un mismo nivel, porque tiene el afán de buscar más allá de la esencia de las cosas.
Abarcando desde el documental periférico al cine de autor, desde el video de creación al cine experimental, Kino Palais es una ventana abierta al espectador activo.
Ver EDICIONES ANTERIORES: 2014 - 2013 - 2012 - 2011 - 2010 - 2009 - 2008
CAPACIDAD DE LA SALA 90 BUTACAS. 
EL INGRESO SE HABILITA 30 MIN. ANTES DE LA FUNCIÓN, POR ORDEN DE LLEGADA. NO SE RESERVAN LOCALIDADES
 
 

JULIO - AGOSTO


EN FOCO: WERNER HERZOG
Kino Palais y el Goethe-Institut Buenos Aires, presentan un foco de películas del gran realizador alemán Werner Herzog. Algunos de sus mejores documentales, las ficciones que ya son verdaderos clásicos y trabajos hechos para televisión, exponentes de lo mejor de uno de los grandes autores del llamado Nuevo cine alemán.
las fotos son copyright de ©Werner Herzog Film


PROGRAMA I
Herakles, 1962, Alemania, Dir. Werner Herzog, 10 minutos.
El debut de Herzog ya buscaba la transgresión imperceptible del documental puro y manifestaba uno de los temas centrales de su obra: la ridiculez de la rebelión titánica.
Fata Morgana, 1970, Alemania, Dir. Werner Herzog, 79 minutos.
Un poético viaje a través de África, poético y surrealista como un sueño fragmentado, ya que parecen historias independientes, pero en el fondo están unidas por un vínculo común. Herzog contrapone los mitos de la creación con imágenes de destrucción.
Viernes 18 de julio, 19:00.
Domingo 3 de agosto, 19:00.

  
PROGRAMA II
Medidas contra fanáticos (Maßnahmen gegen Fanatiker), 1969, Alemania, Dir. Werner Herzog, 12 minutos.
En el hipódromo de trote de Munich-Daglfing sucede algo extraño: unos tipos apenas definidos aparecen ante la cámara y afirman que deben proteger a los caballos contra los fanáticos. Sin embargo, no se percibe ni rastro de una posible amenaza. Ironía y perspicacia en este cortometraje de Herzog.
La Soufrière, 1976, Alemania, Dir. Werner Herzog, 1976.
Verano de 1976: La isla francesa caribeña de Guadalupe se ve amenazada por una erupción volcánica devastadora. La isla es evacuada, pero Herzog y su equipo permanecen en ella para filmar la catástrofe. Quedan, en vano, a la espera de la erupción. Allí se encuentran con quienes han decidido no abandonar el lugar, a sabiendas incluso de la muerte como una posibilidad.
La balada del pequeño soldado (Ballade vom kleinen Soldaten), 1984, Alemania, Dir. Werner Herzog, 45 minutos.
En una región intransitable y apartada en la costa atlántica, los indios misquito luchan contra el ejército sandinista. Werner Herzog y el fotoperiodista francés Denis Reichle observan sobre todo a los niños soldados en las filas de los misquitos.
Sábado 19 de julio, 19:00.
Viernes 8 de agosto, 19:00.

PROGRAMA III
País del silencio y la oscuridad (Land des Schweigens und der Dunkelheit), 1971, Alemania, Dir. Werner Herzog, 85 minutos.
En la superficie, esta película es un documental sobre sordoceguera; los sordociegos, por un lado, encuentran refugio en asilos, y por el otro, están completamente abandonados. Mirando con más detenimiento, en un segundo momento, el film es un ensayo sensible sobre la comunicación que revela un momento de lo que significa ser humano.
Domingo 20 de julio, 19:00.
Sábado 9 de agosto, 19:00.
  

PROGRAMA IV
Ecos de un reino oscuro (Echos aus einem düsteren Reich), 1990, Alemania, Dir. Werner Herzog, 87 minutos.
Una búsqueda de huellas del presidente totalitarista Jean-Bédel Bokassa (1921 – 1996), quien posteriormente fue proclamado Emperador de la República Centroafricana. El punto de partida es la investigación del periodista americano Michael Goldsmith, que hace tiempo casi pierde la vida en una de las cárceles de Bokassa. Documento interesante sobre los límites del poder.
Viernes 25 de julio, 19:00.
Domingo 10 de agosto, 19:00.

  
PROGRAMA V
Aguirre, la ira de Dios (Aguirre, der Zorn Gottes), 1972, Alemania, Dir. Werner Herzog, 93 minutos.
Dicen que el ansia de poder y de riquezas, y también la mera locura, llevaron a los españoles a conquistar Sudamérica. A pesar de todos sus adversarios, Aguirre proclama su visión de Eldorado, del cual será poderoso y glorioso señor. Pero sus últimos fieles van cayendo víctimas del hambre, de las enfermedades y de las flechas de las tribus indias. Aguirre, perdido en una balsa llena de ratas, sueña con fundar una nueva dinastía con su hija.
Sábado 26 de julio, 19:00.
Viernes 15 de agosto, 19:00.

  
PROGRAMA VI
Fitzcarraldo, 1981, Alemania, Dir. Werner Herzog, 158 minutos.
Otro de sus grandes films, en el que nuevamente aparecen las fantasías de poder a gran escala en su versión faraónica. Aquí, el protagonista es Brian Sweeney Fitzgerald (conocido como Fitzcarraldo, e interpretado por el gran Klaus Kinski), quien desea construir un teatro de ópera en medio de la selva peruana. Para ello, debe tramar un gran negocio y encontrar la manera de levantar su obra.
Domingo 27 de julio, 19:00.
Sábado 16 de agosto, 19:00.

  
PROGRAMA VII
El pequeño Dieter necesita volar (Little Dieter needs to fly), 1997, Alemania, Dir. Werner Herzog, 80 minutos.
Dieter Dengler abandonó su lugar de origen en la Selva Negra cuando tenía 18 años y se marchó a EE.UU. para hacerse piloto. Tras su paso por la Fuerza Aérea de EE.UU. fue a parar a la Marina de los Estados Unidos, estuvo estacionado como piloto de guerra en un portaaviones, fue destinado a la guerra de Vietnam y fue derribado en Laos, donde cayó prisionero. Tras una huida llena de aventuras llegó a Tailandia y de allí regresó a su unidad. Werner Herzog visita a este hombre en su casa, cerca de San Francisco, vuelve con él a su antigua patria en la Selva Negra y le acompaña hacia el Extremo Oriente, donde permite a Dengler revivir las estaciones de su escape.
Alas de esperanza (Schwingen der Hoffnung), 1999, Alemania, Dir. Werner Herzog, 66 minutos.
En la Navidad del año 1971, un avión en el que viajaban 92 personas se estrelló en la selva peruana. Los equipos de rescate no tuvieron éxito y después de 10 días abandonaron la búsqueda. Doce días más tarde, apareció la única sobreviviente del accidente: Juliane Koepcke, que entonces tenía 17 años. Veintisiete años más tarde, Werner Herzog acompaña a Juliane al lugar del accidente para buscar con ella las huellas externas e internas de la catástrofe y para recorrer junto a ella el extraordinario camino que la llevó a sobrevivir.
Sábado 2 de agosto, 19.00
Domingo 17 de agosto, 19.00

  
PROGRAMA VIII
Fe y moneda (Glaube und Währung- Dr. Gene Scott, Fernsehprediger), 1980, Alemania, Dir. Werner Herzog, 44 minutos.
Película que recorre la controversial figura del predicador televisivo Dr. Gene Scott, quien desde hace años se pone casi a diario frente a la cámara y promulga sus ideas sobre el cristianismo, que se centran en la recaudación de donativos. Una película anticipatoria del fenómeno de la telerreligión.
Campanas de las profundidades (Glocken aus der Tiefe - Glaube und Aberglaube in Rußland), 1993, Alemania, Dir. Werner Herzog, 60 minutos.
Herzog observa a los curanderos en Siberia, que se autodenominan salvadores y se hacen pasar por sucesores de Cristo, y a personas que en el lejano lago Svetlojar llevan a cabo extraños e inexplicables rituales.
Viernes 1 de agosto, 19.00.
 

  
  
Entrada libre y gratuita
kinopalais@palaisdeglace.gob.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada