domingo, 13 de octubre de 2013

Entrevista a Liliana Mazure, directora del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA)

"El desafío es actuar para evitar que se consoliden nuevos monopolios"

 La funcionaria analizó la situación del sector audiovisual y el aporte de la política oficial en la materia a la luz de los resultados de la taquilla cinematográfica. Además identificó las amenazas que existen y las tareas que se desprenden.

 Dialogó con Tiempo Argentino desde la ciudad de Cannes donde participó de la feria Mipcom. No pudo ocultar su entusiasmo por los resultados: "estamos en el mercado más importante del mundo en lo que se refiere a comercialización de productos de televisión. Este año hubo casi 14 mil acreditados y hemos logrado que la Argentina sea 'país de honor'. Se cerraron muchos negocios y quedó instalada la producción nacional en el mundo".
 
¿Cómo explica el boom del cine nacional en el mercado argentino? ¿Está asociado a un cambio de conducta de la demanda o a una oferta más diversificada?

–Está asociado a las políticas que se han llevado adelante. En la Argentina tenemos un gran talento, algo que no se da en otros países. Una gran calidad en la producción de contenidos audiovisuales. Tiene que ver con que hace tres años estamos produciendo y estrenando un promedio de 300 películas al año. Hollywood produce 500 y en el mercado funcionan 30. Nosotros hemos logrado que esto sea una industria con continuidad. Esto es resultado de un desarrollo general del país muy importante. El gerente de Telemundo, uno de los canales más vistos por los latinos que viven en EE UU, me dijo que estaba impresionando por el proceso de Argentina y por el hecho de que en un país de 40 millones de habitantes se hayan entregado 3,5 millones de notebooks a jóvenes. En las universidades del GBA y del interior están estudiando audiovisuales 100 mil jóvenes. Todo está relacionado con el éxito del sector. 

¿Cuál es el principal mercado para la producción argentina?

–El primer mercado, por supuesto, es el local. Nos está yendo muy bien en España. En este momento hay un festival de cine argentino en Madrid donde se están agotando las entradas. En Brasil nos va muy bien, a diferencia del cine brasileño en la Argentina. Nos va muy bien en Francia, en Canadá y en algunos países de oriente. Tenemos que hacer un esfuerzo mayor en la comercialización del cine a nivel mundial. Por eso impulsamos Ventana Sur asociado al festival de Cannes que es en diciembre de este año. Metegol se acaba de vender a más de 40 países. Wacolda se está estrenando en Francia y Alemania y se está vendiendo muchísimo.  

¿El INCAA ha jugado un papel de diversificación del mercado?

–En 2007, teníamos 300 empresas productoras registradas en el INCAA y hoy tenemos 2000 de las cuales 600 están activas. Se presentan 3000 proyectos de los cuales se realizan 500 por año.

¿Cómo es la institucionalidad en la región?

–Hay institutos como el INCAA en todos los países. De hecho conformamos la Conferencia de autoridades cinematográficas y audiovisuales de Iberoamérica y nos reunimos cada seis meses. Argentina ya fue sede dos veces en los últimos cinco años. Cada instituto tiene políticas diferentes, pero hay políticas en común con programas que ya han promovido coproducciones.

Cómo ve la proyección del sector en el contexto de la situación económica del país?

–Estamos muy bien posicionados. Va a empezar a fluir un ingreso de divisas cada vez más fuerte. El sector ha sido considerado Industria por ley desde diciembre del 2012 y se está trabajando en una ley de promoción con incentivos para las empresas productoras y para las empresas internacionales que fabrican o ensamblan equipamientos para que vengan a hacerlo a la Argentina. Ya hay varias interesadas en instalarse para exportar a Latinoamérica. El análisis que se hace desde afuera de lo que está pasando en la Argentina es muy interesante. No es menor que seamos el sexto país en el mundo que va a tener satélites en órbita para telecomunicaciones. Visualizo un enorme crecimiento y un excelente posicionamiento internacional.

¿Cuál es el principal problema que identifica?

–El gran problema es el de la circulación. Los contratos de venta se están desactualizando. Se venden a un solo distribuidor todos los derechos en todos los territorios. Desde INCAA TV tenemos que salir a comprar esos derechos para poder pasarlos nosotros. Es un tema que estamos tratando con los productores. Estamos en un momento de grandes transformaciones. Se trata de ver como incidimos en esa transformación. Hay que evitar que se consoliden monopolios de distribución y exhibición en todas las pantallas porque luego son cada vez más difíciles de modificar y transformar. Las producciones tienen que poder participar de todas las plataformas. Es el gran desafío.

¿El boom del cine ha generado un beneficio para los trabajadores del sector?

–Sí, totalmente. Los sindicatos de técnicos de cine y TV y el de actores han jugado un gran rol. Nosotros estimamos unos 100 mil puestos cuando en 2008 registrábamos 50 mil. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada