jueves, 30 de agosto de 2012

LA PRESIDENTA ANUNCIO LA CREACION DE UN ESPACIO PARA LA INDUSTRIA CINEMATOGRAFICA EN UNA ISLA EN PUERTO MADERO


Nace un Polo de película a orillas del río

Ante personalidades del cine y los medios, CFK presentó el proyecto para construir un Polo dedicado al desarrollo de contenidos audiovisuales. Destacó “el valor generador de puestos de trabajo” del sector y su capacidad para “exportar contenidos culturales”.
Por Julián Bruschtein



“Siempre es más importante construir que destruir. En este momento en que todo el mundo parece venirse abajo, nosotros tiramos para adelante”, aseguró ayer la presidenta Cristina Fernández de Kirchner al anunciar la creación de un Polo Audiovisual en Puerto Madero. Cerca de 1300 personalidades de la cultura, el cine y el espectáculo se asombraron con la presentación del proyecto que planea la construcción de una “ciudad” dedicada al desarrollo de contenidos audiovisuales. También, a través de un decreto, elevó al rubro a la categoría de industria, “porque Argentina es el cuarto exportador mundial de contenidos audiovisuales”, según indicó en su discurso.
“Yo sabía que esta idea les iba a gustar. Estoy emocionada con la convocatoria”, destacó Fernández de Kirchner ante el público que llenó el salón del Museo del Bicentenario. El Polo que se construirá en la isla Demarchi, cerca del Casino Flotante de Puerto Madero, generó entusiasmo entre los invitados mientras se presentó el video que sintetizó el proyecto. “Esto es simplemente la convicción y la clara percepción del valor de industria, del valor generador de puestos de trabajo altamente calificados, de exportar contenidos culturales que tiene nuestra industria cinematográfica”, sostuvo la Presidenta y enumeró las distintas profesiones que se vinculan con el sector audiovisual, como “actores, directores, técnicos, sonidistas, camarógrafos y maquilladores”, entre muchos otros.


El proyecto, elevado a la Presidenta por la Secretaría de Comunicación y la Jefatura de Gabinete, fue firmado por CFK a través de dos decretos. Consiste en la creación del Polo de Desarrollo de la Industria Audiovisual en la isla Demarchi y el incremento del subsidio para la producción de películas nacionales. El primer decreto eleva el monto máximo del subsidio para películas nacionales que se encontraba en 3,5 millones de pesos a 5,5 millones (ver aparte). El segundo decreto abre la posibilidad a las productoras de contenidos audiovisuales, digitales y cinematográficos de tener acceso a los mismos beneficios que se otorgan a la industria. Este punto estuvo fundamentalmente apuntado hacia la integración de las pequeñas y medianas empresas del rubro, que tenían dificultades para acceder a créditos.
Después de repasar la expansión del sector cinematográfico, la Presidenta precisó que el país “es el cuarto exportador mundial de contenidos audiovisuales”. Luego bromeó con su “amor” por la construcción (“debo ser la reencarnación de algún gran arquitecto egipcio”, dijo) y anunció que estaban “abiertos a todas las ideas y proyectos que presenten desarrolladores privados. Siempre partimos de un piso, nunca menos que esto, si vienen por más, mejor todavía”, afirmó CFK después del video que mostró algunas ideas sobre la propuesta. La isla contiene galpones y terrenos vacíos que el proyecto propone transformar en una “ciudadela de contenidos audiovisuales”, como se escuchó entre los invitados, que se animaron a comparar la iniciativa con la Cinecittà italiana. El terreno ubicado en Puerto Madero pasará a manos de la Anses en un 99 por ciento y el porcentaje restante será para la Secretaría de Política Económica. En 30 días se abrirá la licitación para presentar los proyectos de “desarrolladores urbanos”, como anunció la Presidenta. “Va a haber un comité evaluador que va a estar integrado por Anses, la Secretaría de Comunicación, el Ministerio de Planificación, y también vamos a invitar al Gobierno de la Ciudad”, sostuvo, generando algunos tímidos chiflidos que quedaron allí.
“Este era un fuerte deseo del sector y de una industria que creció tanto por el apoyo del Estado nacional. El país necesitaba un polo audiovisual y que el sector sea considerado industria para imprimir mayor fuerza a la producción”, dijo a este diario la titular del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, Liliana Mazure.
El salón del Museo del Bicentenario estuvo colmado de invitados desde temprano. A partir de las 11 comenzaron a llegar personalidades de la cultura y el espectáculo atraídas por un anuncio que se mantuvo en secreto hasta último momento. La pregunta era recurrente: “¿Sabés algo? ¿De qué se trata?”, se escuchaba mientras se esperaba el inicio del acto. La pista pasaba por la Secretaría de Comunicación y la cantidad de empresarios vinculados con los medios y el cine que se encontraban entre el público. Los pañuelos de las Madres de Plaza de Mayo se mezclaban con actores y directores como Pablo Echarri y su pareja, Nancy Duplaá; Antonio Gasalla, Juan Leyrado, Alejandra Darín, y directores como Luis Puenzo, David “Coco” Blaustein y Daniel Burman, entre muchos otros. También estuvieron numerosos empresarios de medios gráficos y audiovisuales, como Daniel Hadad, Claudio Villarruel, José Luis Manzano, Sergio Szpolski, Sebastián Ortega, Claudio Martínez, Gastón Portal y Jorge Prim, Hugo Soriani y Fernando Sokolowicz, de Página/12.

En el escenario, la Presidenta fue acompañada por casi todo el gabinete nacional, además de los gobernadores José Luis Gioja (San Juan), Juan Manuel Urtubey (Salta) y Gerardo Zamora (Santiago del Estero). El entrerriano Sergio Urribarri se encontraba en primera fila, al igual que el bonaerense Daniel Scioli y la gobernadora catamarqueña Lucía Corpacci. Unos asientos más atrás, el tucumano José Alperovich compartía lugar con el jujeño Eduardo Fellner, ex presidente de la Cámara de Diputados. La presencia de los gobernadores no estaba directamente vinculada con la presentación del Polo. Antes, la Presidenta entregó diplomas a los primeros créditos adjudicados por el plan Pro.Cre.Ar, para la construcción de viviendas para personas que fueran titulares de un terreno. “Las primeras cien familias están simbolizadas en estas tres familias salteñas, dos tucumanas y una riojana”, señaló y no se privó de chicanear a la banca privada: “Quiero decirles un secretito, no voy a decir quiénes, pero dos son empleados de bancos privados y les da el crédito el Estado nacional con mucho orgullo”.

LA ANSES BUSCARA INVERSORES PARA EL PROYECTO

Con socios privados

El organismo previsional recibirá las tierras, creará una sociedad anónima y llamará a licitación para que desarrolladores privados diseñen y financien las obras.
Por David Cufré
La Agencia de Administración de Bienes del Estado (ex Onabe) le transferirá a la Anses la propiedad de las tierras en la isla Demarchi, adonde se levantará el Polo Audiovisual. Allí se podrán desarrollar inversiones inmobiliarias y comerciales por más de 150 millones de dólares, de acuerdo con una estimación preliminar que manejan en el Gobierno. La Anses creará una sociedad anónima para administrar los terrenos, que se irán loteando de acuerdo con el master plan que se definirá en los próximos meses. El organismo tendrá en principio el 99 por ciento de esa sociedad anónima, mientras que la Secretaría de Política Económica, que conduce Axel Kiciloff, se quedará con el uno por ciento restante. Sin embargo, a medida que inversores privados se sumen al proyecto y aporten capital para encarar las obras esa participación accionaria irá bajando. El paquete mayoritario, finalmente, quedaría en manos de esos inversores.
El proyecto persigue múltiples objetivos: fomentar el desarrollo de las industrias culturales, reactivar un área de la ciudad abandonada, profundizar la conexión de las zonas norte y sur, poner en valor las tierras y que la Anses se apropie de una renta. En total son 120 mil metros cuadrados, adonde podrán levantarse edificios de viviendas a razón de 3000 dólares o más el metro cuadrado, oficinas, locales comerciales, espacios de recreación y un estadio cubierto, además de todos los espacios referidos al Polo Audiovisual propiamente dicho.
El organismo previsional, a cargo de Diego Bossio, tiene treinta días para presentar las condiciones del llamado a concurso a los desarrolladores que quieran participar. La presidenta Cristina Fernández de Kirchner mencionó ayer que se invitó a IRSA, de la familia Elsztain, y a Consultatio, de Eduardo Costantini, a sumarse a la iniciativa. Ambas están a la cabeza del sector, con proyectos inmobiliarios y comerciales como los shoppings o Nordelta. Desde IRSA confirmaron a Página/12 que comprarán los pliegos y analizarán las posibilidades de inversión. El grupo tiene pegada a la isla Demarchi un proyecto propio, en lo que era la Ciudad Deportiva de La Boca.
La creación de la sociedad anónima le permitirá a la Anses incluir el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) en el proyecto, en este caso como inversor. El FGS recibirá las ganancias que se generen, no sólo por la venta inicial de tierras, sino como participante del negocio inmobiliario posterior, las ventas de departamentos, alquiler de oficinas y explotaciones comerciales que se generen. La Anses irá cediendo parte de su paquete accionario a los inversores privados que aporten los fondos para las distintas obras, y probablemente se queden con el management. El organismo retendría un 20 o 30 por ciento de las acciones, pero las precisiones sobre ese punto de conocerán más adelante, cuando las constructoras empiecen a presentar sus planes. Con ese u otro porcentaje, la Anses se asegurará un flujo de recursos para financiar el pago de jubilaciones y otras prestaciones de la seguridad social.
En los próximos días el Gobierno emitirá un decreto para formalizar la cesión de las tierras a la Anses y la articulación del Polo Audiovisual. Una discusión aparte planteada por el Gobierno de la Ciudad es si debe autorizar o no la creación del Polo. En el Ejecutivo dicen que no, salvo por la aprobación de planos como en cualquier otro proyecto inmobiliario.


EL ALCANCE DE LOS DECRETOS









El cine, beneficiado


Por Oscar Ranzani

Los anuncios en materia cinematográfica que realizó ayer Cristina Kirchner produjeron respuestas satisfactorias en el mundo audiovisual. Además de la creación de un polo cinematográfico, la Presidenta firmó dos decretos: uno de ellos, el 1528, permite a las productoras de contenidos audiovisuales, digitales y cinematográficos acceder a los mismos beneficios que se otorgan a la industria. El otro, el 1527, aumenta el monto máximo destinado a los subsidios a la industria cinematográfica y eleva el tope máximo del subsidio que otorga el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa) para películas nacionales: lo lleva de 3,5 millones de pesos a 5,5 millones, con el objetivo de que los films argentinos compitan en el mercado nacional y puedan insertarse también en el internacional.
Según se anunció, el decreto 1528 les otorga a las “productoras de contenidos audiovisuales, digitales y cinematográficos”, ya sean “públicas, privadas o mixtas”, el lugar de actividad productiva industrial, para que puedan tener los mismos beneficios que ese sector. El decreto establece que se creará “en el ámbito de la Secretaría de Comunicación Pública” el “Registro de productoras de contenidos audiovisuales, digitales y cinematográficos”, de acuerdo con los compromisos que deberán asumir, como “mantener la cantidad de personal empleado a la fecha de su inscripción en el referido Registro”. Cristina Fernández explicó que se trata de una actividad que “no ha sido considerada como industria” y afirmó que se trata de “una de las más importantes porque transmite cultura y valores”, al considerar que los argentinos “no sólo somos números, sino ideales y valores”.
El decreto 1527, en tanto, apunta, entre otros tópicos, a que las películas argentinas que requieren una mayor producción puedan realizarse. Y que los films nacionales más grandes se vuelvan más competitivos con el resto de los internacionales. “Nosotros vamos viendo cuánto van costando las películas, cuánto van necesitando las películas más grandes para atraer coproductores”, señaló a Página/12 la presidenta del Incaa, Liliana Mazure. El tema es que cuando un coproductor extranjero decide invertir en una película argentina siempre consulta cuánto es el monto que invertirá la parte local. De modo que esta medida traerá aparejado que aquellos argentinos que tengan la posibilidad de coproducir puedan conseguir, como consecuencia, más dinero internacional, ya que los coproductores extranjeros sabrán que cuentan con una base ya garantizada. Aunque es necesario aclarar que no sólo las coproducciones serán las que accederán al tope máximo del subsidio.
“Trabajamos sobre los temas con todo el equipo del Incaa. Ultimamente estamos trabajando mucho con el Ministerio de Planificación Federal, el Ministerio de Desarrollo Social, la Secretaría de Medios y Comunicación, la Jefatura de Gabinete. Estamos ahora articulando políticas con las universidades. Y de aquí surgen las diferentes necesidades y llegan a la Presidenta. Ella tiene esa capacidad extraordinaria de poder ver las necesidades de cada etapa, poder sintetizarlas y poder salir a resolverlas siempre con una instancia superadora, porque la creación del polo cinematográfico es algo extraordinario y los dos decretos también son extraordinarios”, concluyó Mazure.

El rechazo macrista


Funcionarios del gobierno porteño de Mauricio Macri reaccionaron con una mezcla de desconcierto y rechazo ante la invitación de la presidenta Cristina Fernández a integrar el comité evaluador del concurso de ideas de desarrolladores urbanos para construir un polo cinematográfico en Puerto Madero. “Es una sorpresa que sin consultarnos decida llevar adelante un modelo productivo en la Ciudad, que ya tiene”, dijo el ministro de Desarrollo Económico, Francisco Cabrera. “No tenemos nada que ver, no hemos sido convocados”, agregó minutos después de la convocatoria pública. Cabrera sostuvo que el de la Presidenta fue un “anuncio sin ningún nivel de detalle y de sustentos, porque no se explicó qué beneficio impositivo se daba ni cómo se va a construir en la isla Demarchi”. El jefe de Gabinete del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, sugirió más tarde que “la Ciudad tiene que dar autorización para usar el terreno”. “Por ahí ella (sic) no sabía lo que estábamos haciendo en una zona de la ciudad con un proyecto que es muy similar. Lo que anunció parece copiado a lo que hicimos nosotros”, dijo Rodríguez Larreta, en referencia a una ley aprobada el año pasado que brinda beneficios fiscales a productoras de televisión ubicadas en Chacarita, Palermo y Colegiales. “Ya tenemos un distrito audiovisual, lo bueno sería que promuevan eso”, reclamó.


Otras voces


- Antonio Gasalla (actor): “Esto, aparte de propiciar la difusión de la cultura de un pueblo, puede ser un gran negocio para el país. No sé si esperaba esta medida, pero es necesaria”.
-Pablo Echarri (actor): “Es muy esperanzador para la industria cinematográfica. Además, se nota el crecimiento experimentado desde 2009, ya que los actores empezamos a trabajar mucho más luego de la ley de medios, especialmente debido a los fomentos recibidos a través del Ministerio de Planificación”.
Claudio Villarruel (productor televisivo): “Me puso muy contento saber que hay un Estado que está pensando, más allá de todos los problemas que tienen que tiene que ver con lo social y con lo político, en un gran valor que tiene la Argentina que es la creatividad”.
Daniel Burman (director de cine): “Las industrias audiovisuales no son industria por aplicación semántica sino por puro valor agregado y por eso festejo la decisión de dar categoría de industria a la producción cinematográfica argentina”.
Juan Leyrado (actor): “Nos va a hacer mucho bien, ya que nos va a mostrar a los argentinos la realidad de lo que hacemos cotidianamente, expresada en el arte”.
Alejandra Darín (actriz, titular de la Asociación Argentina de Actores): “Es una medida fantástica que beneficia a todos, siempre que aquellos elementos que hacen a la industria estén satisfechos”.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada