domingo, 17 de junio de 2012

1º CONGRESO NACIONAL DE ESCUELAS DE CINE


Desde el 6 al 9 de julio del 2012 se realizara el Primer Congreso Nacional de Escuelas de Cine, el cual fue concebido durante la lucha de los estudiantes del Instituto de Arte Cinematográfico (IDAC) en rechazo al cierre abrupto de la Institución. Es en este contexto nace la iniciativa de generar un espacio de debate y construcción colectiva. 
 
Dicho Congreso se llevará a cabo en las instalaciones del IDAC, Italia 36- Avellaneda- Buenos Aires- Argentina.
 
La actualidad de las producciones audiovisuales, los nuevos paradigmas, las nuevas tecnologías, las metodologías de enseñanza, son elementos que  construyen  a la situación actual del Cine. 
 
El Congreso propone abrir el debate e intercambio dentro de esta coyuntura, entre los distintos realizadores y pensadores del cine  y con esto generar la prolongación de la discusión elevando la concepción a nivel filosófico, practico y productivo de la obra.
 
La dinámica contará con ponencias propuestas enteramente por los participantes (alumnos, docentes, realizadores, etc.) quienes expondrán sus ideas generando un espacio para el posterior debate. 
 
La participación al Congreso no es excluyente para quienes no presenten ponencia. 
 
 
Palabras de Humberto Ríos:
 
"Amigos, compañeros, estudiantes
 
Nuestros sueños en marcha
 
A la par de saludar a esta estupenda iniciativa que tuvieron los alumnos del IDAC (Instituto de Artes Cinematográficas) de convocar a un Congreso Nacional de Escuelas de Cine de la Argentina, para estudiar desde las raíces razón de ser y voluntad de crecer, deseo llamar la atención sobre un fenómeno regional que viene sucediendo en nuestro continente desde la llegada de la democracias y que consiste en la multiplicación de foros, encuentros, festivales y talleres en procura de debates esclarecedores sobre el destino y el papel que debe jugar el cine dentro de las políticas regionales para hacer sustentable la cultura liberadora.
 
Cuando la juventud se pone en marcha hacia un futuro promisorio es porque le empuja la esperanza de ver concretado un determinado sueño de reacomodamiento cultural y si ese sueño tiene que ver además con un camino que habrá que construir, es porque en definitiva se cuenta con la fuerza y audacia de esa juventud, que con su pujanza y deseo por transformar, empieza por tomar en sus manos sus propios destinos.
 
¿Cuales son estos destinos y donde empieza el camino que les llevara al punto final ?
 
Los sueños están conectados con nuestras utopías. Y las utopías, bien lo saben muchos de los jóvenes que asistieron al nacimiento de un movimiento continental de futuros realizadores en la ciudad de Sobral, en el nordeste brasileño, en el mes de mayo del 2012 que éstos sueños fueron siempre materia prima de los creadores. En esa ciudad, ellos, los jóvenes pusieron la piedra basal de un enorme sueño latinoamericano, sueño que por más gigantesco que parezca no lo será tanto apenas se eche a caminar. El abrazo continental de los jóvenes realizadores de América Latina ya esta en marcha.
 
Este encuentro como el Encuentro de Documentalistas Latinoamericanos y del Caribe. SigloXXI está modificando el panorama regional. Muchos de los alumnos del IDAC, estuvieron presentes en ese acontecimiento en el pasado mes de julio del 2011 y saben de qué se trata: mostrar el rostro de nuestras realidades. Regionales. Y el IDAC fue una escuela también pionera en el tema de la “mirada”, sostenida en el tiempo por esa otra Escuela nuestra, la de la Universidad Nacional del Litoral.
 
Y es la misma materia sustancial la que viene a sustentar a este Congreso Nacional de Escuelas de Cine. El sueño de una transformación y de un afianzamiento en sus perfiles para arribar a ese punto final al que se aspira. Si los pasos siguientes son cuidadosamente estudiados la meta final no estará muy lejana.
 
Esta actividad del Congreso Nacional es el fruto de una circunstancia desafortunada que se produjo en los meses finales del 2011, y posiblemente hubiera tenido éxito de no mediar la voluntad de los jóvenes estudiantes del IDAC de no dejarse avasallar por codificaciones burocráticas que pretendieron cambiar fisonomía, sustento filosófíco y destino final a una Institución de enseñanza cinematográfica, nacida y conocida por su perfil cuestionador, que debía renunciar a su patrimonio cultural humanístico para ser sustituido por otro de perfil mayormente tecnológico, en el cual aquel perfil humano dejaba de existir. Bajo la apariencia engañosa de la “actualización” a los tiempos modernos, se escondía la verdadera razón que impulsaba esos cambios, transferencia de un ámbito municipal a otro provincial con la obligada “transformación” hacia un espacio ajeno a la razón de existencia del IDAC.
 
Estamos en tiempos de cambios, es verdad. La aparición de nuevas tecnologías le está dotando a estos tiempos actuales de una nueva fisonomía que le imprime igualmente un nombre, una designación y que todos vamos conociendo como la “adecuación tecnológica”. 
 
¿Pero que significa esa “modernidad” sin la presencia humana? ¿Y que significa la presencia humana sin la “mirada” sobre el hombre que le da razón de existencia al cine? ¿Qué significan las nuevas tecnologías si el hombre, origen y destino simultáneo desaparece? 
 
Precisamente, la materia prima que es la historia del hombre y su entorno es decir, aquello que representa el valor sustancial de la creación en el cine de ficción o en el cine documental dejarían de existir. Es menester recordar, por otra parte, que las tecnologías si no están al servicio del hombre, se convierten en sistemas de dominación que persigue el sometimiento cultural del mismo, y es ese sistema, de apariencia brillante y deslumbrante, que debe ser estudiado y dominado para que se ponga al servicio de la mirada liberadora del hombre y por ende del joven estudiante para no caer rendido ante el canto de las sirenas. Pensemos en ese espacio audiovisual nuestro que comprende no sólo al Cine sino tambíén a la Televisión. ¿Porqué no? ¿Qué nos impide apropiarnos de un aparato de dominación al cual dotarla de potencial poesía liberadora?
 
Son muchas las tareas que los jóvenes deben enfrentar, desde procurar la creación de nuevos lenguajes, pensar en las formas de liberación cultural a través de estudios de las manifestaciones audiovisuales, nuestras o ajenas, hasta atender a las realidades sociales que se expresan alrededor nuestro, denunciando las injusticias y sobre todo por ser capaces de crear dentro de los murmullos de vida que se agitan alrededor nuestro, descubriendo los sentidos de la poesía. La vida se manifiesta siempre en poesía. Seamos capaces de descubrirla en los pliegues de la vida. 
 
Ese es un desafío a la utopía y un camino hacia la libertad. Tengo la esperanza abierta y deseosa a que este Congreso Nacional de Escuelas de Cine, no sólo se aboque al estudio de las características de la real enseñanza audiovisual sino que oriente además una profunda mirada al cambio de los tiempos que en todos los órdenes se están dando en nuestra América Latina. Sean bienvenidos a este Congreso que fue convocado para estudiar cómo y de que manera llegaremos todos unidos a ese punto final, que también es al mismo tiempo, punto de partida. Bajo una actitud crítica y comprometida con el destino de nuestros pueblos y con sus propios destinos, es deseable que esta marcha, este encuentro, este Congreso, llegue a buen puerto, atravesando con ojo de cineasta toda tormenta o río caudaloso que se interponga, con el ejercicio de la inteligencia y la sensibilidad de un poeta.
 
“Larga vida a la Utopía del Ojo y de la Oreja” expresó otro maestro de la imagen, nuestro Fernando Birri cuando inauguró la Escuela de todos los mundos, la Eictv, de San Antonio e los Baños, deseando saludar a esa escuela de tiempo completo abierta a los mundos de Asia, Africa y América Latina.
 
Tomo sus palabras en estas especiales circunstancias para expresarles a ustedes “larga vida a todas las escuelas de cine que tienen como objetivo al hombre y a la mujer, a sus sueños y sus delirios. Brindo por el éxito de esta cruzada que han emprendido hoy, mes de julio del año 2012 del siglo XXI"
 
Humberto Ríos.
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada